Museo de Arte Moderno Nueva York

Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA)


Se encuentra en la ciudad de Nueva York; este museo jugó un papel decisivo en el nuevo arte norteamericano. Inaugurado en 1929, se erigió en defensor del nuevo arte, distanciándose de la tiranía parisina. Su misión era servir a la élite cultural y artística; y a través de ella llegar al gran público.
Al principio sus intereses se centraron en el arte moderno europeo; pero a finales de los años treinta y en los cuarenta cambió de orientación.

En Nueva York se libró una batalla por el liderazgo cultural entre el MOMA y el MET (Metropolitan Museum). Este último, más antiguo, era el museo de las grandes familias americanas. Defendía el arte académico norteamericano, nacionalista y con un desprecio absoluto por el arte moderno y su museo (MOMA). El MOMA era apoyado por los nuevos ricos como Rockefeller y tenía una orientación más abierta, liberal y representaba el futuro de América. Por eso, junto a los internacionalistas, el MOMA ganó la batalla, promocionando el arte de vanguardia y se erigió como líder artístico y cultural de la ciudad y del país.


Peggy Guggenheim

Peggy Guggenheim (1898-1979). Nació en Nueva York, en una familia de dinastía de magnates. Vivió muchos años en Europa. En 1942, abrió en la ciudad de Nueva York, el (Art of This Century) un local que hacía las veces de galería privada y museo público, con las obras de la colección que había reunido en Europa y cuadros de artistas norteamericanos marginados. Ella representaba como el MOMA; la salvación de la cultura europea, del arte de vanguardia por Estados Unidos. Al mismo tiempo que luchaba contra la barbarie del genocidio de Hitler; ella era de origen judío.

Tenía el suficiente dinero y prestigio, para ofrecer a los artistas europeos emigrados y a los jóvenes norteamericanos un lugar donde dar a conocer sus obras al público. Para los jóvenes artistas norteamericanos, era un gran orgullo ver sus cuadros colgados junto a los europeos más prestigiosos como Picasso y Leger. Ella con un magnífico olfato para los negocios, se rodeo de buenos consejeros, tanto artistas como gente de museos: Duchamp, Alfred Barr, Herbert Read, Sweeney o Soby, entre otros.

Luego contó con la ayuda de otra galería, también de otra mujer, Betty Parsons (1900-1982) que se empeñó en la misma lucha por el arte moderno y en defensa de los artistas norteamericanos. Era de la alta sociedad y pintora; se había fugado a París para ser artista y estaba muy bien relacionada tanto con los posibles compradores de arte moderno, como con el MOMA y las revistas más influyentes. Abrió su galería, (Betty Parsons) en 1946. Cuando Peggy Guggenheim cerró Art of This Century, en 1946, solo Betty se atrevió quedarse con Pollock. 



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada